Tres pilares fundamentales para ser un gran líder

Una vez escuché una historia en la cual se describía como un joven barista que trabajaba en dos cadenas de hoteles diferentes, ambas de 5 estrellas y de clase mundial, mostraba dos caras diametralmente opuestas al momento de realizar su trabajo en cada uno de estos hoteles, el joven a quien llamaremos Alex, en uno de sus empleos  se le veía creativo, entusiasta, buscando en todo momento brindar el mejor servicio posible a sus clientes,en fin un verdadero embajador de marca que toda empresa desearía tener en sus filas, mientras que en el segundo lugar de trabajo, curiosamente, su nivel de “buena vibra y energía” disminuían drásticamente, siempre con un perfil bajo manteniéndose alejado del radar de sus “líderes”.

La verdad es que me pareció muy curioso imaginar al mismo individuo que se consideraba un enamorado y apasionado por su trabajo, ejecutando la misma labor pero esta vez siendo el típico empleado desmotivado que solo hace lo estrictamente necesario para simplemente recibir su pago quincenal y estar literalmente contando los minutos para terminar su turno.

Como es natural, se le preguntó a Alex cual creía era la causa de la abismal diferencia conductual al desempeñar el mismo rol pero en organizaciones distintas, que había en el hotel A que lo hacía tan feliz y que además le motivaba a dar lo mejor de sí, su respuesta fue simple…en su empleo A, ese en el cual disfruta haciendo su trabajo, el  equipo gerencial ejercía su liderazgo enfocándose siempre en preguntarle a él y sus colegas, qué podía hacer la organización para ayudarles a hacer mejor su trabajo, a sentirse más a gusto, lo cual daba pie a que todos los empleados se sintieran libres y relajados, en fin dueños de lo que hacían, lo cual se traducía en apertura para que propusieran ideas para mejorar su entorno laboral, la conjunción de estos elementos daba como resultado un nivel de atención y servicio a los a sus huéspedes, en cambio, en el hotel B los gerentes solo se preocupaban en detectar los errores de sus supervisados a fin de llamarles la atención, lo cual obviamente generaba en Alex y probablemente al resto de sus colegas, una sensación de no querer estar allí más allá del tiempo mínimo necesario.

Con esta breve historia deseo evidenciar los elementos fundamentales que quiero abordar en este artículo, me refiero concretamente a lo que yo llamo los pilares fundamentales  de un gran líder: Creatividad, Empoderamiento y Humildad

Creatividad

Me gusta definirla como la habilidad que tenemos todos de modificar nuestras limitaciones, las cuales,curiosamente son impuestas por nosotros mismos, este proceso lo llevamos a cabo de manera general, mediante la ruptura de patrones, es decir, haciendo las cosas de una manera diferente. Si quieres resultados diferentes…comienza a hacer las cosas de manera diferente.

Uno de los elementos más comunes en las organizaciones que llaman “disruptivas” , es decir, esas que buscan todo el tiempo desafiar el status quo, es que sus líderes están promoviendo constantemente, un ambiente de creatividad en el cual se fomente el cuestionamiento de los procesos que ya se tienen, pues esto permitirá a los individuos darse cuenta de cómo ellos pueden contribuir a la mejora continua.

En nuestro ejemplo, esto se evidencia cuando Alex se siente libre de ser creativo cuando brinda su servicio a los huéspedes del hotel A

  • El elemento clave: Propiciar un ambiente libre de juicios en el cual se aprecien todas las ideas, dejando claro que no existen ni buenas ni malas, solo ideas cuya materialización es más o menos factible.

Empoderamiento

Un verdadero líder comprende el efecto multiplicador que trae consigo fomentar la autonomía de sus seguidores, esto lo logra mediante el desarrollo de la confianza en sí mismos, en sus capacidades. Para alcanzar este punto, resulta primordial que cada individuo se sienta “dueño” de su proceso, es decir, que tengan la capacidad de reaccionar y tomar decisiones de forma ágil, basándose en su experticia y capacidades.

Si el líder ha sido capaz de transmitir con entusiasmo su visión a cada uno de los componentes de su equipo, esto permitirá la implicación y participación activa en el logro de los objetivos que se tracen, lo cual al final de día, redundará en mayor autonomía al momento de ejecutar sus funciones, por supuesto, es importante acotar, que el coaching debe estar presente en todo momento, ya que así se podrán identificar oportunidades de mejoras que se podrán cubrir con la adquisición de nuevas competencias o el desarrollo de las ya existentes.

De nuevo mirando nuestro ejemplo, cuando ya existe una relación de confianza entre los colaboradores y los líderes, cuando ya se comparte la visión de lo que se quiere lograr y a donde se quiere ir, la apertura a la creatividad es parte de la filosofía gerencial es algo que viene de forma natural y es entonces cuando el colaborador estará en posición de tomar sus decisiones con mucha más confianza.

  • El elemento clave: La confianza es algo que se construye con el tiempo pero sobre todo con hechos, es decir, para que un equipo confíe en un líder, este debe demostrar con acciones que existe coherencia entre lo que dice y lo que hace.

Humildad

Mostrar respeto por sus colaboradores en todo momento va más allá del sentido más obvio, cuando digo que un líder debe ser humilde con su equipo, me refiero específicamente a que debe transmitirle  a su gente, quienes generalmente son los dueños de los procesos que ejecutan, que su conocimiento es valorado y esto se logra escuchándoles, haciéndoles entender que sus ideas son tomadas en cuenta y que su creatividad siempre es bienvenida. Las soluciones a los problemas más complejos en muchas ocasiones son derivadas de las ideas más simples, de manera que un líder humilde jamás se siente en un pedestal y sabe que servir a los demás es parte fundamental de su rol, mismo tiempo pidiendo feedback permanentemente.

De acuerdo a nuestra historia, el hecho que el equipo gerencial pregunte a sus colaboradores cómo podrían ellos asistirles para que el trabajo de estos últimos sea de la mayor calidad posible, denota humildad al asumir que su nivel jerárquico o de liderazgo no les supone saber todos los detalles del funcionamiento de la organización ni mucho menos todas las respuestas (nada más alejado de la realidad) y por ello acuden a los “dueños de los procesos” para que les permita adoptar medidas que sean lo más acertadas posible y amoldadas a las necesidades reales del negocio.

  • El elemento clave: Cuando un líder posee entre sus cualidades el don de la humildad, lo pone de manifiesto al momento de equivocarse, pues reconocerá sus errores admitiéndolos y asumiendo la responsabilidad; mientras que cuando los objetivos son alcanzados, el crédito se lo dará en primera instancia a los miembros de su equipo

Uno de los mayores retos que afrontan hoy en día los líderes de las organizaciones, es lograr una fórmula que combine de la manera más balanceada el bienestar de los individuos que las conforman y la rentabilidad de sus modelos de negocio, para alcanzar esto, evidentemente, se requiere la sinergia de todos los componentes de la empresa basándose en las competencias de su capital humano, haciendo especial énfasis en una en particular pues la considero como el catalizador de todo el proceso, me refiero específicamente a la capacidad de los líderes de inspirar a sus colaboradores, impulsándoles a adoptar una misma visión, esa que combine la capacidad de aportar ideas, crear, de sentirse dueños de lo que hacen considerando sus opiniones al momento de la toma de decisiones gerenciales.

Para finalizar, solo quiero mencionar que como líderes que al momento de tomar sus decisiones , siempre deben tener en cuenta que mucha libertad creará el caos y que por otra parte, mucho control matará la creatividad, por esta razón, el reto será maniobrar entre lo mejor de los dos mundos.

Un elemento clave en todo este proceso de liderazgo, empieza por asegurar que los colaboradores del equipo sepan cual es rol dentro de los objetivos de la organización y como su aporte contribuye al logro de los mismos, pues de lo contrario, estaremos en presencia de una discrepancia entre lo que los miembros del equipo puedan experimentar en su día a día y lo que sus líderes están pensando y esperando; en otras palabras, se trata de unificar criterios en torno a lo que cada “jugador” debe hacer a fin de obtener la victoria.

Una de las principales tareas del gerente ejerciendo su rol de líder, será aprovechar toda la energía que sus colaboradores están permanentemente irrandiando, por supuesto, estando consciente que habrán puntos de vistas muy diferentes y hasta opuestos, no obstante, la única forma de estar en posición de maximizar ese variopinto flujo de ideas, es el de estar permanentemente a la escucha, es allí cuando el ambiente que propicia la creatividad proporcionará la estructura para incentivar a la gente a compartir sus ideas sobre cómo se podrían mejorar los procesos que al final del día, son suyos, pues son ellos quienes están involucrados en los pequeños detalles del día a día.

Por último, les dejo una frase para su reflexión:  “Si tus acciones inspiran a otros a soñar más, aprender más, hacer más y convertirse en algo más, entonces eres un líder”.- John Quincy Adams, ex presidente de Estados Unidos.

Leave a Reply